Opinión

¿Cuánto costará el pasaje en el SIT?

Por Enrique Zavala /

Las autoridades municipales y los propios transportistas que ya se han hecho de rutas del que será el nuevo transporte urbano de Arequipa al que llaman SIT (Sistema Integrado de Transporte) les molesta hablar del precio del pasaje, pero que subirá en gran proporción es un hecho indiscutible.

El caótico, incómodo e inseguro sistema de transporte urbano actual tiene tarifas de 1 sol. En 2002, cuando se hizo el primer estudio de un sistema moderno de transporte se estimó que el pasaje costaría 1.5 soles, cuando el pasaje estaba en 50 céntimos. Un incremento de 300 por ciento.

Elvis Jump, consultor en transporte y jefe del equipo que hizo ese estudio, estima que el pasaje en el SIT sería de 2 soles, mientras los transportistas que han quedado fuera del SIT denuncian que el pasaje costaría no menos de 2.5 soles.

Con pasajes a esos precios las carreras en taxi serían realmente más beneficiosas cuando hay desplazamientos de familias de 3, 4 o 5 personas.

María Teresa Miranda, una transportista consorciada que se ha beneficiado con rutas en el SIT, dice que hablar de precios de pasajes es apresurado, pues hay una etapa preoperativa que durará 2 o 3 años y en ese momento es cuando se decidirá el precio del pasaje.

El sistema que se piensa establecer en Arequipa es similar al del Metropolitano en Lima en cuanto al servicio, pero la gran diferencia es que en Arequipa el SIT será un sistema único, no habrá otros sistemas que presten el servicio. En Lima uno puede subirse al metro y otros buses que hacen competencia al Metropolitano. Aquí no habrá eso.

Jump puntualiza que los arequipeños somos el conejillo de indias de un reemplazo total de transporte que no se ha dado nunca en ningún país de América Latina.

“Esto no ha pasado ni en Santiago de Chile, ni en Ecuador, ni en Brasil. Lo más parecido es Bogotá, pero es un caso de manejo estatal subvencionado”, dice.

En el SIT no habrá subvenciones.

Caótico transporte público en Arequipa.

En realidad la implementación del SIT ha sido desastrosa. Por ejemplo, la licitación de las rutas de transporte que debió hacerse en 2008 demoró varios años y una vez iniciada se prolongó por siete, con nulidades y hasta juicios de por medio. Si bien se ha dado la buena pro, aún no se firman todos los contratos de rutas.

El sistema actual de transporte se basaba en la concesión de alrededor de 250 rutas a empresas que solo lo eran de nombre, con altos niveles de informalidad, con una explotación laboral de choferes y cobradores que trabajan más de 12 horas sin beneficios sociales.

Lo que se pretende implementar es un sistema único de transporte con ruta central principal que recorrerá la ciudad de sur a norte y rutas alimentadoras, que llevarán pasajeros de distintos puntos para que aborden los buses centrales con un solo pasaje.

Hay también algunas rutas estructurantes para dar servicios focalizados dentro una zona específica, que irían de este a oeste, sin utilizar las rutas troncales.

Será un sistema de transporte prepago, donde uno deberá comprar tarjetas con anticipación que le permiten el ingreso a los buses.

En Lima, Bogotá, Santiago y Curitiba hay vías exclusivas para los buses articulados (dos buses unidos por un acordeón para 120 pasajeros)  y biarticulados (tres buses unidos por dos acordeones para 180 pasajeros).

Las calles de Arequipa son tan estrechas que no permiten la construcción de corredores segregados, así que buses pequeños de 80 pasajeros irán por las actuales calles, sin ningún acondicionamiento y compitiendo con 250 mil vehículos particulares, taxis y camiones que conforman el parque automotor local.

Hace casi doce años, el alcalde Yamel Romero culminó su periodo asegurando que dejaba todo listo para la implementación del nuevo sistema de transporte, por lo menos en su primera fase que llamó Corredor Vitrina, incluso con el compromiso cerrado de la ciudad de Barcelona de donar decenas de buses de alta capacidad. Pero el nuevo alcalde no lo concreto.

Simón Balbuena, el sucesor de Romero, hizo modificaciones en el plan y luego de cuatro años de mandato se despidió con una licitación de rutas realizada y diciendo que todo estaba listo para que se concrete el SIT al que bautizó como Mistibús. Tampoco se ejecutó.

El actual alcalde Alfredo Zegarra, desconoció la licitación, hizo más modificaciones y hasta cambió de nombre al proyecto, rebautizándolo como Arequipabús. Siete años después, el mismo alcalde no ha logrado su implementación.

Todo apunta a que será el próximo alcalde, que elegiremos en octubre, quien determine la suerte del transporte en Arequipa.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *