Cultura Noticias

El legado de Paulina Arpazi, ex congresista de la República

En entrevista con Cuerpa Chola, la ex congresista Paulina Arpazi habla sobre su legado en el Parlamento peruano, de cómo los fujimoristas obligaban a votar por su partido a las personas que no sabían leer ni escribir y de cómo llegó, a punta de esfuerzo, al ser congresista por el partido de Alejandro Toledo.

“Nunca pensé que iba a ganar. Por eso estoy sumamente, eternamente agradecida a mis hermanos de Puno. A todos mis hermanos de la ciudad, del campo más que nada; ellos se han reivindicado bastante. Yo siempre digo: me debo a mis hermanos de Puno; como también al doctor Alejandro Toledo y especialmente a la doctora Eliane Karp. ¿Por qué tenía que venir una mujer que no es peruana a descubrirnos?”, cuenta la ex congresista.

También recuerda los varios episodios de racismo que vivió durante los años que trabajó en el Congreso. El congresista que la dejó con la mano extendida, esperando el saludo; la colega que se limpió la cara después de saludarla con beso; el poco o nulo espacio que le daban a su traductor para que comunique las propuestas que ella daba en idioma aymara. También recuerda la entrevista que brindó a César Hildebrant, quien invitó al personaje “paisana jacinta” sin tener en cuenta el mensaje que estaba enviando a sus televidentes.

A pesar de todo, Paulina logró leyes pensadas en el Perú y en su gente.  “También tengo que reconocer que la ley interbilingüe intercultural hemos promovido, hoy día es ley; Ley intérprete también. Yo creo que cada vez que yo veo que esas leyes están implementando yo me siento que he aportado al Estado. El censo del componente étnico que se ha llevado el año pasado, ese es mi ley. La ley de registro especial de morosos alimenticios para los varones por ejemplo, yo he dejado iniciativa pero no faltó una colega congresista [que] tomó esa iniciativa y lo dijo: ‘esta es la ley de la ex congresista Paulina Arpasi’, hoy día es ley”.

“¿Qué ha hecho la Arpasi?” imagina ella que se pregunta la gente, y espera que la historia y los resultados de su trabajo respondan. Mientras, ella sigue trabajando desde Puno, siempre con la mente en las poblaciones marginadas e invisibilizadas, que le recuerdan su paso por el Congreso, pero que no afectan sus ganas de seguir desafiando el irónico estatus quo de nuestro país. “Tenemos que enviar más Paulinas para que construyan, cosa que en el congreso ya tenemos nuestra chocita todos los pueblos originarios, tanto asháninkas, aguarunas, aymaras y quechuas que existimos en el Perú”, concluye.

Puedes leer el artículo original aquí: https://goo.gl/4kV1o5.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *