Opinión

El reportaje del año

Por Jorge Turpo Rivas

A veces el periodismo es un poder de cuarta. Lo pienso cuando, por ejemplo, un colega le pregunta a un alcalde: ¿Cuál es su color favorito? Así andamos. Y no es para quejarse. Solo nos hace voltear la mirada hacia quienes todavía hacen periodismo con todas sus letras.

Libertad Merma Torres, periodista del diario Sin Fronteras, evitó que el alcalde de Arequipa, Alfredo Zegarra, le entregue a la ciudad un mamarracho al que llamó intercambio vial. Gastó veintinueve millones de soles y la obra es demolida porque está mal hecha.

La periodista nos advirtió a tiempo. Fue a la zona de trabajo con un especialista en obras viales y comprobó que si se ponía en funcionamiento, no solo sería inútil, sino también una trampa mortal para los conductores.

El reportaje provocó un terremoto en la gestión de Alfredo Zegarra. Cierto, todavía no había recibido la obra y culpó a la constructora. Pero: ¿Quién hizo los expedientes? ¿Por qué no se preocupó en fiscalizar la inversión? ¿Por qué no se fijó en la trayectoria de la constructora?

La Contraloría debe desenredar la madeja que el periodismo le puso en las manos.

Portada de Sin Fronteras al inicio de la demolición.

Después del reportaje de Merma, otros medios como La República y El Búho revelaron que Edco Contratistas y Consultora S.A. –autora del mamarracho– es la ‘favorita’ de la gestión Zegarra. En solitario o consorciada, ganó otras licitaciones por 51 millones de soles.

Después de demoler, corregir y entregar la obra seguro iniciará un arbitraje a la municipalidad para sacarle más dinero por el negocio que le salió de cabeza. Las constructoras en el Perú son como los bancos: nunca pierden.

Mientras tanto, Zegarra, el “Pilatos” de la política arequipeña, quiere lavarse enterito. No solo culpó a la constructora y a la supervisora, también anunció que abrirá proceso administrativo a su gerente de Desarrollo Urbano.

El alcalde cree que puede seguir echando cuentos a los arequipeños. Lo ha hecho en los cerca de veinte años que lleva en cargos públicos. Ya es hora de jubilarlo, pero no quiere dejar la teta del poder. Su nueva obsesión es suceder a Yamila Osorio en el Gobierno Regional. Está desesperado. Quería regalarnos un intercambio vial en navidad y solo tiene escombros en las manos.

El reportaje de Merma le arruinó el inicio de su campaña electoral. Si habría un premio regional de periodismo, ella sería la ganadora este año.

Reportaje de Libertad Merma.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *