Opinión

Elecciones 2018: la misión imposible de los pepekausas

Por Enrique Zavala 

Ir en alianza o solos a las elecciones regionales y municipales se presenta como una misión imposible para el secretario regional en Arequipa de Peruanos por el Kambio, Hernán Vela. Dos crisis de gobierno, una inmediatamente después de la otra, han llevado a su líder y presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, a un desprestigio completamente indeseado en un año electoral.

Vela salió de las filas del Partido Popular Cristiano (PPC) y luego se enroló en la construcción de un nuevo partido cuyo nombre idearon para que sus siglas coincidieran con los de su candidato a la presidencia: PPK, alterando la escritura de “cambio” por “Kambio”, curiosamente la K que usa Fuerza Popular por su lideresa Keiko Fujimori.

Sólo 17 meses después de haber asumido el gobierno, PPK ha afrontado una vacancia presidencial por haber tenido negociaciones incompatibles con Odebrecht, que sólo pudo salvar gracias a la abstención de 10 congresistas fujimoristas convencidos por Kenji y Alberto Fujimori, de votar distinto a la bancada de Keiko.

El favor se pagó tres días después en Nochebuena, cuando PPK oficializó el indulto al ex presidente Fujimori, luego de 12 años de carcelería por las matanzas de barrios Altos y la Cantuta, así como por robos al estado durante su gobierno y secuestro agravado.

Acorralado por los fujimoristas keikistas, se salvó porque fuerzas democráticas de izquierda y derecha quisieron bloquear la vacancia para evitar que el fujimorismo tomara el ejecutivo, aunque solo fuera para convocar a nuevas elecciones.

Ahora PPK es acusado de mentiroso y traidor por los que en un inicio lo defendían y solo tiene seguro el apoyo de su bancada ahora solo de 15 curules y de una decena de congresistas disidentes de la bancada fujimoristas que lidera Kenji, el menor de los Fujimori, hoy enfrentado a su hermana por el manejo del partido.

Vela casi da por descartado el intento suicida de ir como Peruanos por el Kambio a las elecciones de octubre, donde se elegirán gobernador regional, consejeros regionales y alcaldes y sus regidores, y donde han tenido predominio los movimientos locales antes que los partidos nacionales.

Una alianza le parece más factible, el problema es con quién, ahora que luego de la liberación de Alberto Fujimori, su presidente y su partido parecen haberse convertido en los apestados de la política.

Actualmente Vela es presidente del directorio de SEAL.

El indulto a Fujimori, no le enoja a Vela, está de acuerdo con él. Guarda una suerte de agradecimiento a Fujimori por haber encaminado la economía y haber derrotado al terrorismo de Sendero y el MRTA, luego del desastroso primer gobierno de Alan García. Además, en agosto el propio PPK le había dicho en una conversación personal que estaba decidido a indultar a Fujimori, porque no quería que se muriera en la cárcel durante su gobierno.

Más allá de Lima, el presidente había tenido una más que buena relación con la gobernadora Yamila Osorio, una aliada que se portó bien durante la crisis de la vacancia. Ella salió sin remilgos a denunciar que la vacancia era un intento de golpe de estado.

El indulto de Fujimori fue más bien un sapo que no estaba dispuesta tragarse, menos en una ciudad que se ha manifestado reiteradamente antifujimorista, y en la que ganó PPK en primera vuelta gracias a esos votos.

Arequipa Tradición y Futuro, el movimiento que lidera Osorio, parecía ser el movimiento ideal para hacer una alianza, aunque sea simbólica para las elecciones, como la que tuvo en su momento el ex presidente regional Juan Manuel Guillén con el Partido Nacionalista durante el gobierno de Ollanta Humala, pero ahora PPK y su partido no suma, resta, y eso lo saben Osorio y los otros dirigentes.

Los avances políticos que se hicieron en los dos últimos meses del año pasado, con la elección de las dirigencias locales de Peruanos por el Kambio, han quedado congelados. Vela espera que las aguas agitadas por el indulto se tranquilicen, pero saben que las elecciones 2018 no serán buenas para ellos, así que ahora en su horizonte están las elecciones generales de 2021.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *