Noticias

“Me excedí en el alcohol, estoy arrepentido”

Arequipa / Cristian Castillo Huamaní, veintitrés años de edad, mató a una persona por manejar ebrio. Fue enviado a la cárcel a cumplir nueve meses de prisión preventiva y puede ser condenado a siete años.

“Me excedí en el alcohol, estoy arrepentido. Nunca quise hacerlo. No he podido hablar con la familia. No estaba cuerdo. Fue un error. Quiero resarcir el daño. Acudiré a cada citación. No quiero ir a prisión”, dijo en la audiencia de este martes.

Ni sus palabras, ni su arrepentimiento le devolverán la vida a José Herrera Velasco (69), su víctima.

El último sábado 6 de enero, bajada de reyes, Cristian Castillo bebió licor a cuerpo de rey. Al mediodía ya estaba embriagado hasta los huesos. Cogió su automóvil y lo convirtió en un arma letal. Pocos minutos después de la una de la tarde, atropelló a José Herrera en la intersección de las avenidas Mariscal Castilla y Venezuela. Lo hizo volar algunos metros y cayó al pavimento. Murió en el acto. Mientras, Cristian Castillo escapaba manejando zigzagueante.

Audiencia de prisión preventiva se realizó este martes.

Sulivan Mercado Hinojosa, motociclista que pasaba por la zona, al ver el escape del homicida, lo persiguió. Un patrullero se sumó. Lo capturaron veintinueve cuadras más allá. Tenía tres botellas de cerveza en su auto, una estaba destapada.

A sus veintitrés años, Castillo enfrenta cargos por homicidio culposo y fuga del lugar del accidente. Tiene una hija de tres años.

El fiscal Jorge Minauro Canahuire, pidió que lo envíen nueve meses al penal de Socabaya mientras duren las investigaciones. Castillo no tiene arraigo, no puede demostrar que es taxista y tampoco tuvo voluntad para reparar el daño causado. El juez José Vilca Conde, aceptó el pedido de la fiscalía y hoy pasará su primera noche en la cárcel.

El límite de alcohol en la sangre cuando uno maneja es 0.50 gramos. Castillo tenía 1.95 al momento del accidente. No mintió cuando dijo: “Me excedí en el alcohol”. La peor borrachera de su vida provocó un daño irreparable a una familia y le costó su libertad.

  • Fotos: Ministerio Público – Arequipa.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *